Lleida, la primera ciudad del mundo en aprobar una moción para reconocer el exilio colombiano

22.09.21 | Actualidad

El acuerdo forma parte de una iniciativa para apoyar, a nivel internacional, la labor de la Comisión de esclarecimiento de la Verdad de Colombia y fortalecer los vínculos sociales e institucionales con las personas migradas y refugiadas

El Ayuntamiento de Lleida ha aprobado en el pleno municipal del viernes 30 de julio una moción de reconocimiento a la población colombiana exiliada y migrada residente en la ciudad y en las tierras de poniente.

La propuesta ha contado con el apoyo del conjunto de los grupos políticos municipales contando con los votos favorables de ERC-AM, PSC, JxCat Lleida, Común de Lleida, Cs y el PP.

Esta iniciativa ha sido impulsada por la Coordinadora de ONGD y otros Movimientos Solidarios de Lleida y articulada con el Nodo Cataluña de apoyo a la Comisión de la Verdad de Colombia y el l’ICIP (Instituto Catalán Internacional para la Paz)

Según Carmen Campoy, miembro de la junta de la Coordinadora de ONGD y AMS, “el trabajo de la diáspora colombiana – cerca de 3000 personas migrantes y exiliadas en Lleida – nos sirve de ejemplo a seguir para trabajar para la convivencia, la cohesión social y la paz”.

“Es fundamental que la ciudadanía leridana y sus instituciones reconozcan y acompañen el trabajo hacia la construcción de una paz estable y duradera en Colombia por parte de la diáspora y las víctimas del conflicto armado residentes en la ciudad”, dice.

La dignidad de las víctimas en Colombia

La moción aprobada pone el foco en la dignidad de las víctimas, y que sus procesos de resistencia y resiliencia, sus aportaciones a la paz en Colombia y en la sociedad leridana sean reconocidos públicamente por las instituciones y las sociedades de acogida.

El texto aprobado “reconoce las aportaciones de las organizaciones de la sociedad civil en Lleida para una paz sostenible y duradera en Colombia y el apoyo a la población migrada y exiliada”. También se acuerda realizar un encuentro con representantes de la diáspora y el exilio colombiano, y con organizaciones de apoyo en Lleida, “para el reconocimiento público de su dignidad, trabajo y aportaciones a la paz en Colombia y su sociedad de acogida “.

Según el padrón municipal, en Lleida viven un total de 2.952 personas colombianas (1.553 mujeres y 1.399 hombres). Esta cifra supone el 2,1% de la población de la ciudad.

Durante los últimos meses el ICIP y el Nodo Cataluña han organizar un par de talleres con la población colombiana de Lleida, en coordinación con Concejala de Educación, Cooperación, Derechos Civiles y Feminismos de la Paeria y la Coordinadora de ONGD. Estos talleres permitieron informar sobre el proceso de paz en Colombia y sobre los derechos de las víctimas, así como identificar las necesidades específicas de la comunidad colombiana en la capital del Segrià.

Una de las personas que participó en este proceso es Marina Camargo Jinete, residente en Alcarràs desde hace tres años y víctima del conflicto. En la presentación de la moción en el pleno municipal, Camargo ha hablado de su experiencia como persona asilada a las tierras de poniente:

“La población colombiana que se encuentra radicada en Lleida estamos muy agradecidos por la acogida y la calidad humana como somos tratados. Estamos aquí para decir gracias de parte de las personas refugiadas. Para la población colombiana esta moción es como un árbol que nos da cobijo y que nos ayuda a sentirnos amparados, protegidos y acogidos entre el pueblo catalán “, explica.

Durante el pleno municipal también ha intervenido María Rosario Vásquez, portavoz del Nodo Cataluña, quien ha cerrado su intervención hablando del efecto reparador que esta moción tiene por las víctimas residentes en Cataluña

Un proceso pedagógico liderado por el ICIP

Uno de los principales impulsores de la moción aprobada el viernes es el ICIP. Desde el 2018, la institución actúa como Secretaría Técnica en Europa de la Comisión de la Verdad de Colombia. Su función es propiciar que cualquier víctima del conflicto pueda aportar su testimonio y vincularse a la reconstrucción de la memoria histórica y la reconciliación. Y que las sociedades de acogida se familiaricen con el proceso de paz de Colombia y las personas colombianas que viven entre nosotros. En esta línea se han creado 15 nodos o espacios de participación ciudadana en 10 países europeos. El nodo Cataluña es uno de los más activos.

En este marco, el ICIP ha propuesto impulsar mociones municipales de apoyo a las víctimas residentes en el extranjero. Lleida es la primera ciudad del mundo que ha apoyado esta iniciativa y se convierte, así, en un referente internacional por otras ciudades e instituciones internacionales.

“Hay poca conciencia de que entre nosotros viven personas que han sido víctimas de una guerra, que han tenido que rehacer su vida social y profesional en un país estanque. Queremos reconocer el valor y la dignidad de estas personas y facilitar su integración en Lleida “, afirma Ana Isabel Barrera, también víctima colombiana y técnica del área de Memoria, convivencia y reconciliación del ICIP.

Un acuerdo de paz histórico

Tras 50 años de guerra, el 26 de septiembre de 2016 el gobierno de Colombia y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmaron un histórico Acuerdo de Paz.

Como producto del Acuerdo se creó la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, para identificar los patrones y causas del conflicto armado y satisfacer el derecho de las víctimas y de la sociedad a la verdad, la justicia, la reparación y prevenir, así, nuevas guerras. La Comisión presentará su informe a finales de este año.

Según la Comisión de la Verdad, de los más de 5 millones de personas colombianas que viven en el exterior, al menos 500.000 han sido víctimas de la guerra.

 

 

Categorias